Flores de Bach

La terapia de las flores de Bach fue desarrollada hace más de cincuenta años por el médico e investigador inglés Edward Bach, es uno de los fenómenos más interesantes de la medicina alternativa contemporánea. Está basado en un concepto ausente en la medicina clásica: la relación entre el alma humana y la manifestación de la enfermedad, que tiene en cuenta el elemento psíquico de ésta. La medicina dominada por la química y la tecnología puede ser capaz de eliminar los síntomas de la enfermedad, pero no sus causas: aumenta el conflicto entre el alma y el cuerpo y la curación se hace imposible.
El método curativo del Dr. Bach se basa en el hecho de que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos corporales sino que tiene su origen en sentimientos y actitudes negativas que bloquean nuestra energía vital.

La acción de las flores es la de elevar nuestras vibraciones y abrir nuestros canales para la recepción de nuestro Ser Espiritual, nuestra naturaleza con la virtud arquetípica que necesitamos y hacer desaparecer en nosotros los defectos o fallas que nos están dañando y causando dolor.
Son catalizadores internos que estimulan nuestra habilidad para responder o asumir responsabilidad por nuestro crecimiento. Nos pueden ayudar a profundizar el contacto con nosotros mismos, a estar más conectados con nuestros sentimientos, actitudes subyacentes y con nuestro ser espiritual así como darnos poder para hacer cambios reales en nuestras vidas.

Para curarse no basta sólo la acción de terceros, sino la autoayuda, que permite erradicar la imperfección y aprender la lección. No es suficiente reprimir los síntomas porque eso es dar alivio aparente sin mover las causas y es sólo una cura superficial y artificial. La curación debe venir de nosotros mismos por vía de reconocer y corregir lo que no está en armonía en nosotros, que es lo que produce los síntomas o las enfermedades.

Como no entendemos la causa real, hemos atribuido esta inarmonía a las influencias externas como gérmenes, frío, calor, y hemos dado nombre a los resultados: artritis, asma, cáncer, etc., pensando que la enfermedad empieza en el cuerpo físico. No hay curación real, a menos que haya un cambio de perspectiva con la cual el hombre ve el mundo, que le permita lograr la paz y la felicidad interior. Esta nueva dirección de la medicina, que ayuda al cuerpo a movilizar sus propias capacidades curativas internas, difiere del concepto de la pastilla tranquilizante que relaja dentro de los primeros 15 a 30 minutos. Este efecto durará de 6 a 8 horas y después reaparecerá lo que había antes. Inversamente, si se han elegido correctamente las flores de Bach y tomado el tiempo suficiente, el efecto es profundo y duradero. Algunas actúan más rápidamente que otras, dependiendo de cada individuo, y ayudan a resolver conflictos de raíces profundas como oposición a la paliación de síntomas. Pueden ayudar a modificar situaciones enquistadas durante años y que a veces aun con ayuda psicológica son difíciles de remover.

Consta de 38 remedios, pueden usarse solos o combinados entre sí, no poseen olor ni sabor, NO generan adicción ni efectos secundarios y pueden ocuparse junto con remedios tanto alópatas como homeópatas y no interfieren en la ingesta de bebidas alcohólicas.

La terapia floral está reconocida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como medicina alternativa en 1978, recomendando su uso a los países miembros.

Lo importante de las emociones no son las emociones sino CÓMO las vivimos. El estrés, la tristeza, el enojo, el amor, la felicidad, la añoranza, etc. no son un problema, lo es la manera en que los manejamos.

 
 

Las flores de Bach trabajan con las siguientes emociones y cómo las vive cada persona:

Temores y miedo
Incertidumbre
No sentir suficiente interés por sus circunstancias presentes
Soledad
Excesiva sensibilidad a influencias y opiniones
Desaliento o desesperación
Preocupación excesiva por el bienestar de los demás

 

Cada uno de estos grupos emocionales trae consigo diferentes manifestaciones de acuerdo a cada persona,
las flores de Bach trabajan con eso:

 
 

Cansancio Agotamiento mental Represión de emociones Fobias Intolerancia
Indecisión Memoria Posesividad Fantaseo
Obsesividad Celos Odio Frustración
Tristeza Impaciencia Culpas Perfeccionismo
Angustia